«Los principales problemas de un intestino son una alimentación inadecuada y el estrés»

 

¿A quién va dirigido?

  • Has probado “casi de todo”, has perdido peso y lo has recuperado en pocos meses.
  • Necesitas perder peso por problemas de salud: diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, enfermedades de tipo reumático, enfermedades cardíacas, etc.
  • Sufres problemas de salud considerados «menores», pero que te causan un malestar físico y emocional: hinchazón, aerofagia, dispepsia, reflujo, digestiones pesadas, cólicos, estreñimiento, diarrea, hernias, etc.
  • Por tu situación laboral, te ves obligado a comer fuera de casa y ya no sabes que poner en tu «tupper» o comes de restaurante «comida casera» con alto índice calórico. Por tanto, tus comidas se reducen a ensaladas y plancha ¡¡¡Qué aburrimiento!!!
  • El ritmo frenético de tu día a día hace que no elijas alimentos adecuados y que engullas la comida sin masticar.
  • Te han diagnosticado una enfermedad, y no sabes cómo la alimentación puede interferir en la evolución y pronóstico de la misma.
  • Tienes dolencias físicas y no sabes el tipo de ejercicio que puede resultar beneficioso para ti.
  • Quieres empezar a hacer ejercicio y no sabes por dónde empezar.
  • Estás haciendo ejercicio físico durante mucho tiempo y no obtienes los resultados que deseas.
  • El estrés y la ansiedad se han normalizado en tu día a día.
  • Estás agotad@ durante el día y no descansas bien.
  • Mantienes una relación tóxica con la comida.