Creencias sobre los fármacos que adelgazan: diuréticos

La furosemida, también conocida en España como Seguril, es un fármaco con una potente acción diurética, que es empleado en el tratamiento de enfermedades que cursen con retención de líquidos y con edemas como la insuficiencia cardíaca, cirrosis, síndrome nefrótico, insuficiencia renal, entre otras.

 

Cómo actúa la furosemida en nuestro organismo

La furosemida actúa como diurético aumentando la cantidad de orina eliminada, además, de antihipertensivo, ya que reduce la tensión arterial.

Este medicamento produce una mayor excreción de cloruro de sodio a través de la orina. Además del sodio, también estimula la excreción de otros electrolitos como potasio, calcio y magnesio.

 

Qué efectos secundarios puede tener la furosemida

La pérdida excesiva de agua produce deshidratación, bajada de la tensión arterial, mareos, debilidad, calambres, empeoramiento de la función renal, aumento del ácido úrico (gota) y alcalosis metabólica. Además, una excesiva eliminación de electrolitos puede generar: hiponatremia (bajo nivel de sodio en sangre), hipopotasemia (nivel bajo de potasio en sangre), hipomagnesemia (niveles bajos de magnesio en sangre) y/o hipocalcemia (nivel bajo de calcio en sangre).

También se ha comprobado que la furosemida puede ocasionar aumentos de los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre.

 

¿La furosemida adelgaza?

La furosemida es un diurético y NO causa pérdida de peso. Hay que saber diferenciar que perder peso y adelgazar son dos situaciones distintas. Si la persona está hinchada, la furosemida puede causar reducción de peso, siendo consecuencia de la pérdida de agua, pero nunca como resultado de la pérdida de grasa corporal.

Es mucha la publicidad engañosa, “diurético que te hace perder de 1-2 kilos en la primera semana”, “adelgaza sin esfuerzos”… Estas afirmaciones son falsas… La furosemida no es un medicamento que se pueda emplear para adelgazar, porque en estos casos sólo produce deshidratación.

 

¿Sirve para tratar la retención de líquidos?

La furosemida únicamente está indicada en algunas enfermedades (insuficiencia cardíaca, renal o síndrome nefrótico), que realmente aumentan la retención de líquido en el paciente.

Sin embargo, en aquellas personas que se sientan “hinchadas” y piensen que tengan “retención de líquidos” por periodos premenstruales, varices, empleo de anticonceptivos… el uso de furosemida está contraindicado, ya que, genera dependencia y riesgo de aumentar los edemas.

En estos casos, cuando el paciente piensa que tiene retención de líquidos pero no hay ninguna enfermedad diagnosticada, lo mejor es reducir la ingesta de sal de las comidas.

 

Acabemos reflexionando juntos…

No es necesario el empleo de furosemida ni de ningún otro diurético en personas que estén con un cambio de hábitos alimentarios y quieran perder peso… Recordemos que el empleo de estos medicamentos pueden hacerte pasar de ser una persona sana a una persona enferma, ya que generan mareos, calambres musculares, bajadas de tensión …

Por eso, no te dejes engañar por toda la información errónea que hay por el mundo exterior… y alégrate porque no es necesario el empleo de fármacos para adelgazar y perder peso … Recuerda la actitud que decides tener TÚ en el proceso de cambio de estilo de vida para conseguir uno de los resultados, perder peso, es más importante que el que pueda hacer un fármaco.

 

 

Laura Valero Bonmatí

Graduada en Farmacia y Experta Universitaria en Nutrición y Dietética

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si quieres, puedes contactar con nosotros a través del siguiente formulario




¿Dónde estamos?

C/ Arquitecto Morel, 29

1º Escalera Oficina

03003 Alicante


Email: eventos@comerconsentido.com

Tel: +34 619 517 584