“El lunes empiezo la dieta”, “no me veo bien”, “si tuviera unos kilitos menos estaría mejor”, “hoy no ceno”…. Estamos seguros que conoces estas frases, por desgracia te pueden ser familiares porque las has pronunciado tú mismo o porque lo has oído en alguien cercano.

La mayoría de los españoles no está conforme con su peso por lo que buscan la forma más rápida y fácil de quitarse los kilos que creen que le sobran para sentirse y verse mejor consigo mismo. Sacrificar comidas, quitarse alimentos porque han leído que no son buenos o que engordan en excesos y un sinfín de mentiras y mitos sobre muchos alimentos es lo que sugieren las llamadas dietas milagro.

El aumento de la búsqueda de dietas que produzcan pérdida de peso lo más rápido posible, unido la falta de información y formación nutricional además del fácil acceso a la información de baja calidad que hoy existe gracias a internet, ha propiciado la aparición de estas dietas milagro y su éxito.

Sobre las dietas milagro podemos decir que hay muchas y muy variadas, prometen resultados a corto plazo y con el mínimo esfuerzo, sin embargo tienen un mismo punto en común lo perjudiciales que son para la salud. Este tipo de dietas además de ser conocidas por su rapidez lo son por lo que comúnmente llamamos “efectos secundarios”, que lo que en realidad es: riesgos para la salud, como por ejemplo el efecto rebote. A esto se le suma la pérdida de tiempo y de dinero. Los resultados duran el mismo tiempo que tardes en volver a tu alimentación de antes, porque el cambio no es permanente.

Muchos buscan una dieta para verse mejor cuando lo que se debe buscar es un cambio de hábitos, con esto lo que se consigue es un concepto de vida y alimentación saludable. Este cambio  busca una mejora de la salud y la calidad de vida a largo plazo, por lo que requiere interés y predisposición. Un cambio de hábitos consiste en que puedas comer tus platos favoritos, que comas de todo y disfrutes los sabores sin restricción, simplemente que lo hagas de la forma más sana posible.

Los beneficios que te puede reportar tener un estilo de vida saludable y la práctica de ejercicio son numerosos entre ellos sentirte con más energía, controlar tu peso, verte y sentirte mejor, y sobretodo beneficiar a la salud. Todos estos cambios se pueden conseguir con la información necesaria de mano de profesionales de la salud.

Recuerda que cualquier cambio de hábitos es un proceso constante, que sin duda merece la pena recorrer. Busca pequeños cambios que mejoren y se adapten a tu rutina. Cambiar los hábitos te traerá un nuevo estilo de vida.